Pilar Bardem

(Caricatura de Osvaldo Pérez D'Elías)

- HOMENAJE A PILAR BARDEM -
Fallece mi amiga Pilar, la amiga y defensora de los actores

Es hora que en estas recomposiciones históricas me centre en Pilar Bardem a quien esta dedicado este recordatorio, porque aquí también jugó papel protagónico.
Comienzo a conocer su condición de Luchadora nata, a la vez que de una ternura infinita, podía explotar con una injusticia, y llorar con una plegaria por un necesitado, o un familiar, especialmente cuando contaba las vicisitudes con sus tres hijos, tras su separación matrimonial.
Hija de actor famoso y de actriz, venía de una saga teatral por ambas venas y genes. Nacida en Sevilla recibió el nombre de María Pilar, que era el nombre de una hermana muerta anteriormente. Su vida parecía marcada para que en su madurez buscara entre su fe religiosa, y sus ansiedades existenciales y su fervor republicano, hasta ayuda en el espiritismo. A investigar lo atrevido y osado no le ganaba nadie.
Su hermano, Juan Antonio, bastante mayor fue el famoso director de cine y dirigente sindical de los directores de cine, con quien compartí luego cantidad de reuniones en España y en Europa, cuando yo ya representaba a los actores, de definida dedicación marxista, sufrió cárcel en el franquismo. Entretanto, Pilar había sido criada y educada en colegio de monjas, y con una conciencia reivindicativa propia de izquierdas nunca quiso militar en partido político alguno. Sus carnés fueron sindicales.
Actriz por naturaleza, por derecho, por necesidad, y como la copa de un pino, se defendió trabajando, sin prácticamente ayuda de su marido, del que estuvo tan enamorada que se había ido a Canarias a vivir con él, abandonando la profesión, y de esa relación nacieron sus tres hijos, Carlos, Mónica y Javier. Pero aparte de ese amor apasionado y el regalo de los hijos, Pilar poco más pudo agradecerle, por lo contrario lo sufrió todo, no solo por su abandono, tras la separación sino también por el acoso moral y físico en su vida juntos. Lo que la convirtió en una ferviente luchadora en defensa de los derechos de la mujer.
Así, un día volvió al Madrid adoptado como propio, con tres niños pequeños, esta hija de catalán nacida en Sevilla a ganarse la vida como pudiera, principalmente como actriz. Es difícil imaginar siquiera las que pasó pero con su lucha de tigresa salió adelante, y ahí están los tres hijos formados y más sensatos y emprendedores que he conocido. Conté siempre con ella para integrar las juntas directivas de la Unión de Actores, en la que al principio llevé sus finanzas, administración y abriendo relaciones internacionales, cuando poco después creábamos además de la Unión de Madrid, varios sindicatos autonómicos o provinciales para formar la Federación estatal, junto la Asociación de actores y directores de Catalunya, ya existente hasta entonces, como colegio profesional más que sindicato. La parte política la llevó al principio Fernando Marín, y yo esos departamentos necesarios para progresar con una institución.
Entre los más famosos que siempre estuvieron dispuestos a intervenir en las directivas, especialmente en mi época de secretario general a partir de mediados de los 90, siempre conté con Pilar Bardem, Héctor Alterio, Emilio Gutiérrez Caba y Xabier Elorriaga. Pero ninguno de los tres últimos sabe que miento si digo que la más activa en participar, en manifestaciones. en acompañar a reuniones, en crear comisiones, siempre fue Pilar. Ella condujo la Comisión de la Mujer que fue cambiando mi propi mentalidad machista, y más de una vez tuve que ceder ante el empuje de ella y sus compañeras, aún cuando yo no estaba totalmente convencido de una decisión. He compartido trabajo con ella en cine y televisión. Disfruté haciendo su novio argentino en una comedia de situación, Abierto 24 horas, en la que Luis Merlo interpretaba a su hijo. También he ido conociendo a sus hijos en la vida real y ella a los míos, también tres aunque varones, y artistas, dos músicos y uno actor Otro detalle de su personalidad muy particular.
Cuando con Fernando Marín trajimos la idea de una sociedad de gestión de los derechos de los actores del audiovisual, en 1988 tras asistir un Congreso de la Federación Internacional de Actores, FIA, en la entonces todavía, Unión Soviética, cuando en España ya existía AIE, sociedad de gestión de músicos que podía representar artistas intérpretes, y por ende actores, entonces, que contaba con la anuencia de CCO y UGT, en principio, no lo vio claro. Creo que la idea del dinero millonario que se podía ingresar no le gustaba, cuando había que luchar todavía, sindicalmente, por temas básicos laborales, y prefirió mantenerse apartada al principio.
Lo sé porque compartimos también el mismo representante artístico, José Marzilli, fallecido no hace mucho y a quien dediqué una nota en estas páginas. Marzilli me ayudó a reclutar nombres de actores, pero ella se resistió al principio junto con su hijo Javier, que comenzaba a trabajar a menudo también con Marzilli, y ninguno quiso inscribirse en la primera campaña dirigida a crear la sociedad Aisge que compartiría el cobro de derechos con los músicos, en 1989, ante la gestión que hicimos para que nos reconociera el Ministerio de Cultura, para su legalización. Pero cuando vio que ya teníamos más de mil asociados, y en especial, que tratábamos de hacer obra social y promocional de la profesión se integró decididamente, y con el tiempo llegó a entregar sus mayores esfuerzos a la presidencia de Aisge, y a su Fundación que llevaba a cabo las principales ayudas de todo tipo a la profesión. Es más se convirtió en referente iberoamericano de las sociedades de gestión ayudando a los sindicatos nacionales que no las tenían que eran mayoría, para crearlas.
Con Pilar participé ya sea desde la Federación estatal, de la Unión de Madrid, entonces, o con la Federación Internacional de actores, de la que fui vicepresidente hasta 2016, en cruzadas que ella presidía en seminarios, conferencias, congresos, con su presencia, su fuerza, su inteligencia y su carisma...


Fuente: nuevatribuna.es HOMENAJE A PILAR BARDEM